¿Productos digitales educativos? Así validamos hipótesis

Los que trabajamos en productos digitales sabemos lo difícil que puede llegar a ser validar hipótesis. Aun teniendo en nuestro haber la más completa batería de herramientas, frameworks y años de experiencia poniéndolas en práctica, es fácil no llegar a conclusiones claras.

Esto es aún más cierto cuando hablamos de niños y del sector educativo. Las limitaciones de este grupo de usuarios en cuanto a acceso y comunicación y la dificultad del objetivo educativo nos hacen preguntarnos: ¿estamos de verdad impactando donde importa? ¿Hasta qué nivel de detalle tengo que llegar para poder validar de forma fiable?

 

En Lingokids creemos en equipos de Producto autónomos

Que todo el equipo participe en el entendimiento del problema y el diseño de la solución abre nuevas oportunidades (sobre todo en la fase inicial más divergente) que normalmente se escapan si únicamente está involucrado un perfil. Esta visión holística de la creación de producto es aún más necesaria, ya que todo el contenido interactivo (juegos) y audiovisual (videos, podcasts) de Lingokids requiere de muchas más disciplinas aparte del software engineering: game designers, level designers, animators, artists, audio engineers, etc.

Para conseguir un equipo autónomo de producto es necesario tener claridad en la definición del problema en el que se trabaja, confianza en las iniciativas bottom-up y, sobre todo, haber transmitido  previamente al equipo el conocimiento que tenemos sobre el usuario. Esa es nuestra responsabilidad principal como líderes de producto.

Cuando todos nuestros ingenieros y diseñadores hablan un mismo lenguaje, y entienden qué problema están resolviendo, aceleramos el proceso de validación de hipótesis y podemos ir un paso más allá, probando propuestas más arriesgadas. 

 

Testeo constante, el ADN de Lingokids

Llevamos a cabo estudios de usuarios con niños y familias de forma recurrente, exponiendo nuestras ideas desde su versión más inicial hasta conceptos más definidos. Aplicando diferentes metodologías como entrevistas, co-creación o A/B testing, conseguimos validar tanto sus preferencias de juegos y actividades como el nivel aprendizaje educativo o la facilidad de uso de la aplicación. 

Estos estudios nos han llevado a validar cómo nuestro contenido tiene un alto valor educativo a la vez que resulta atractivo para los niños. Por ejemplo, en un reciente estudio con la Universidad de Lancashire, validamos estos puntos con un prototipo diseñado en conjunto por Educación e Ingeniería con un coste de desarrollo mínimo que, gracias a la metodología utilizada, nos permitió obtener resultados de gran fiabilidad.

En definitiva, es fundamental invertir en crear sinergias entre las diferentes disciplinas para poder validar hipótesis de una forma ágil y valiente.

 

alvar montes lingokids

Autor: Alvar Montes Fuente

Lead Product Manager en Lingokids

Artículos relacionados

the-lingokids-newsletter

¡No te pierdas ninguna Lingonoticia!